Edad del Bronce

Por fin, la tercera colección arqueológica representativa del Museo también fue gestada en los tiempos de la Sociedad Arqueológica y desde entonces no ha dejado de crecer: es la integrada por las producciones metálicas de la Prehistoria Reciente galaica, lo que en términos generales se conoce como Edad del Bronce. Así, a los siglos centrales del III milenio aC se vinculan los primeros objetos de cobre, entre los que destacan las hachas planas y los puñales y puntas de jabalina que ejemplifica el depósito de Monte das Cabras. Los inicios de la Edad del Bronce propiamente dicha, ya a comienzos del II milenio, están representados por varias hachas planas de filo desarrollado y las dos hachas y los dos puñalitos de empuñadura de remaches del conjunto de Codeseda. Del establecimiento de rutas comerciales a larga distancia por vía marítima durante la Edad del Bronce para el abastecimiento e intercambio de mercancías son testigos el puñalito de lengüeta remachada del río Ulla, la espada, también de corona de remaches, de Meira y, con bastante probabilidad, el puñal de tipo licio dragado en el río Ulla. Unas rutas Atlántico-Atlántico y Atlántico-Mediterráneo que alcanzarán su mayor desarrollo durante la etapa transicional entre el II y el I Milenio aC, ya durante la plenitud de la Edad del Bronce, y que en la colección del Museo se ven reflejadas en los estoques británicos de lengüeta trapezoidal dragados en el río Ulla, en las espadas atlánticas de lengüeta calada tripartita y hoja nervada de aspecto pistiliforme dragadas también en el Ulla, y en la espada dragada en aguas del río Miño frente a Salvaterra. Y, por supuesto, el colapso económico que supuso el fin de la Edad del Bronce a partir del siglo VIII aC se pone de manifiesto en el empleo del reciclado y en las peculiares aleaciones de las hachas de tope con anillas presentes en depósitos como los de Samieira -156 ejemplares-, Noalla, Mougás, Cabeiras…, o Hío -seis hachas de tope con una anilla, un hacha tubular, un escoplo, tres puntas de lanza, tres ganchos de enmangue tubular, dos brazaletes macizos de extremos abiertos y fragmentos de una espada en lengua de carpa y de un caldero de remaches cónicos además de restos de fundición-.

03010003.01.jpg
Espada
Edad de Bronce, s. X a.C.
Dragada del río Ulla
03010003.02.jpg
Depósito de Samieira.
Edad de Bronce. I milenio a.C.
Diputación de Pontevedra Museo de Pontevedra