Cámara de la Numancia

La fragata Numancia fue el primer buque acorazado que poseyó España. Se comenzó su construcción en 1862 en el astillero francés Forges et Chantiers de la Méditerranée (Tolon), procediéndose a su botadura en 1863. Su nombre permanecería unido al de Méndez Núñez y al bombardeo del Callao.

En una pequeña sala, a modo de antesala de lo que será la reconstrucción de la Cámara de la Numancia, hallará el visitante varias imágenes de Méndez Núñez (fotografías originales, grabados, una estatua de mármol) al lado de otros objetos (cuadernos de bitácora) y referencias a la participación en el bombardeo del Callao (grabados representando imágenes del ataque, o de los comandantes de las fragatas que participaron). Destacando sobre todo ello el modelo de la Fragata Numancia previo a su construcción, que muestra algunas variaciones con respecto al buque una vez construido.

Estatua de mármol de Méndez Núñez y maqueta de la Fragata Numancia anterior a su construcción 03090004.01.jpg

Unas estrechas escaleras de madera en las que alumbra un farol marinero conducen al lugar culminante de la exposición: la cámara de la Numancia. Iluminado tenuamente, este mágico recinto hace sentir al visitante que está verdaderamente en el interior del famoso barco. Las paredes con la curvatura propia de los costados del buque, el estrechamiento hacia popa, el suelo algo combado, los objetos allí colocados... proporcionan esta sensación.

Los muebles del propio barco, unos curiosos candeleros con un particular mecanismo para contrarrestar el balanceo, un coys y un catalejo que pertenecieron a Méndez Núñez, loza y otros objetos de la Compañía de Indias, una cafetera de mediados del siglo XIX, copas de champaña colocadas en un mueble apropiado para evitar que se caigan con el balanceo, curiosas cartas náuticas de 1860 y 1861 pegadas sobre tela para poder enrollarlas y desenrollarlas sobre dos ejes paralelos, fotografías de 1866 de barcos de la escuadra del Pacífico y sus tripulantes, óleos, son algunos de los objetos expuestos que puede contemplar el visitante.

En el centro, sobre la mesa en la que en otro tiempo se reunirían jefes y oficiales, se exponen una carta náutica del Callao de 1840 y un croquis del momento con la situación de la escuadra española y su evolución en el ataque a éste célebre puerto (2 de mayo de 1866).

Vista de la recreación de la cámara de la fragata Numancia 03090004.02.jpg
Diputación de Pontevedra Museo de Pontevedra