La Medea también estaba allí

Actualizado 02/03/2012 09:41

museo de pontevedra

Por fin está de vuelta en España el tesoro transportado por la fragata Nuestra Señora de las Mercedes hundida en 1804 cuando explotó su santabárbara (pañol de pólvora) como consecuencia del ataque de buques británicos.

Aunque España y la Gran Bretaña no estaban en guerra en aquella fecha, este acontecimiento se produjo ante la alianza de la España de Carlos IV con la Francia de Napoleón.

Cuatro fragatas británicas intentaron apresar a las fragatas españolas Medea, Mercedes, Clara y Fama que procedían de América. Ante la negativa del brigadier José de Bustamante, que mandaba la flota, comenzó el enfrentamiento. Las fragatas españolas traían familias a bordo y no venían preparadas para el combate, por lo que finalmente serían apresadas, excepto la Mercedes que se hundió salvándose sólo 50 personas de las 289 que iban a bordo.

La Medea, a diferencia de la Mercedes, que se había construido en La Habana, se hizo en los astilleros de Ferrol a finales del siglo XVIII. Era una de las treinta fragatas que se botaron allí en la segunda mitad de la centuria. Contaba con cuarenta cañones.

A partir de este siglo los barcos ya se construyen utilizando planos. También se hacían modelos de astillero a escala para ver sus características en tres dimensiones. En el Museo se conserva uno de estos modelos o maqueta del casco de la Medea.

Como buque británico pasaría a llamarse Imperieuse. Durante la Guerra de la Independencia contra los franceses, llegaría a prestar servicios de apoyo a las tropas españolas.

José Manuel Castaño García

Diputación de Pontevedra Museo de Pontevedra