Exposición Manuel Moldes Pontevedra suite 1983-1987

Actualizado 24/07/2017 00:00

museo de pontevedra

Del 27 de julio al 17 de septiembre de 2017 las salas de exposiciones temporales del Sexto Edificio acogen la muestra Pontevedra suite 1983-1987 que recoge la obra del artista pontevedrés Manuel Moldes realizada durante unos años transcendentales en su proceso creador. La inauguración tendrá lugar el jueves 27 a las 20 h.

En la muestra, comisariada por Ángel Cerviño se presenta al público una amplia selección de obras que resultan fundamentales en su carrera artística. En apenas cinco años, entre 1983 y 1987, Manuel Moldes vivirá una etapa de excepcional creatividad y realizará algunas de las series pictóricas especialmente significativas y esenciales de su carrera, entre las que, sin duda, e encuentran no pocas de sus indiscutibles obras maestras.


O abó Gran Dida no sillón, 1983
Óleo mixto sobre lienzo, 250 x 200 cm
Museo Municipal Quiñones de León, Vigo


Pontevedra durme, 1983
Óleo mixto sobre lienzo, 200 x 250 cm
Colección Xunta de Galicia, Santiago de Compostela


As mozas de Pontevedra, 1984
Óleo mixto sobre lienzo, 280 x 250 cm
Colección CGAC, Santiago de Compostela


O rapaz dos recados, 1985
Óleo mixto sobre lienzo, 200 x 150 cm
Colección particular, Baiona


O equipo de football, 1984
Óleo mixto sobre lienzo, 150 x 200 cm
Colección particular, San Sebastián


Hombro con hombro, 1985
Óleo mixto sobre lienzo, 232 x 178 cm
Colección ACS, Madrid

Se podría señalar, cronológicamente, el punto de inflexión y el inicio del ciclo en la inaugural y solemne pintura titulada O abó Gran Dida no sillón, de 1983 pero ya en ese mismo año aparecerán otras obras fundamentales como Pontevedra durme o Artellando pouco a pouco, inmediatamente después. En 1984, saldrá de su obradoiro, entre otras pinturas memorables, As mozas de Pontevedra, que sin duda es uno de los momentos de apogeo del ciclo. Al año siguiente seguirá imparable y ampliará la serie, y las grandes obras se sucederán a un ritmo vertiginoso: O rapaz dos recados, Aubea o lobo, Hombro con hombro, A canteira y el magestuoso Cristo das Rías Baixas; todas ellas del año 1985, certifican el estado de gracia en que el pintor se encontraba. El período se cierra, en lo que a esta exposición concierne, con el monumental mural realizado para la sede Pontevedra de la UNED en 1987 (que significativamente se titulará O río da vida) y que, con sus más de 12 metros de longitud, pone de una forma grandiosa el remate a este recorrido de Moldes por el espacio simbólico de la infancia y la memoria.

El nexo de unión de todas estas obras, el hilo conceptual que conecta las imágenes y articula el discurso no es otro que la voluntad de construir, a partir de la experiencia personal, un territorio mitológico de valores imperecederos; Pontevedra encaran ese espacio alegórico, pero es una Pontevedra que ya solo vive en la memoria de sus ciudadanas y ciudadanos. De alguna forma, estas series de cuadros se proponen preservar un mundo que ya se está desvaneciendo y que el artista se obstina en documentar desde una perspectiva mitopoética o, lo que es lo mismo, desde la construcción simbólica de la identidad, tanto individual como colectiva. Una introspección que bien podríamos denominar “antropológica”, ya que atiende a todas las manifestaciones del hecho cultural y civilizador, y lo hace de tal modo que transciende lo local, llevándolo a su más rotunda expresión para alcanzar la raíz del humano universal.
Ver visitas guiadas

Diputación de Pontevedra Museo de Pontevedra